CON LA RECONSTRUCCIÓN AURICULAR, MUCHOS PEQUEÑOS VUELVEN A SONREIR: IMSS

de

Los niños, son más afectados por la microtia que las niñas, en proporción 2 a 1.

 

·        Sin una parte corporal, los infantes se muestran retraídos, callados, reservados y ausentes.

 

La microtia, que en latín significa “pequeña oreja”, es una deformidad congénita del oído externo. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) realiza un procedimiento quirúrgico que permite la reconstrucción auricular. En México, actualmente ocurre en 1 de cada 750 nacimientos

 

Fernando Rivera Malpica, jefe de Cirugía Plástica Reconstructiva Pediátrica del Hospital General del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, señala que la enfermedad afecta en mayor medida a los niños, en proporción de 2 a 1, con respecto a las niñas. Su origen, comenta el cirujano plástico, es desconocido, aunque se relaciona con aspectos hereditarios.

 

Resaltó que la cirugía reconstructiva auricular toma, en promedio, 3 años para lograr una restauración total, pero hay ocasiones en que se prolonga a 4 y en quienes tienen microtia bilateral, es decir, que carecen de ambos pabellones, hasta 6 años.

 

Explicó que la intervención se divide en 3 etapas: en la primera, se toma un injerto, de uno o dos cartílagos de las costillas, con los que se moldea un esqueleto semejante a la forma de la oreja, para implantarlo por debajo de la piel de la región auricular.

 

Un año después, en la segunda etapa, se separa el armazón y la nueva oreja se recubre con otro injerto de piel que se toma de la región inguinal y, en la tercera etapa, se forma un neoconducto auricular o canal artificial, para estética del pabellón auditivo. De requerir una cuarta etapa, se utiliza para correcciones o retoques.

 

El especialista del IMSS recomienda iniciar el tratamiento quirúrgico cuando el paciente tiene 7 o más años de edad, ya que el pabellón de la otra oreja estará totalmente definido en su simetría y dimensión.

 

Las personas que nacen con microtia, sufren una débil o nula audición, debido a que no tienen conducto auditivo, no obstante, la deficiencia se compensa con el oído sano. La repercusión psicológica de este padecimiento es alta, ya que al faltar una parte corporal, los infantes se muestran retraídos, callados, reservados y ausentes.

 

No obstante, su calidad de vida es mejor a partir de la reconstrucción auricular, ya que las repercusiones psicológicas de contar con una apariencia normal ayudan al paciente a mejorar su autoestima y tener una relación con su entorno social.

 

El doctor Rivera Malpica, añade que durante 2007, en el Hospital General de CMN La Raza, se practicaron 130 de estas intervenciones y en lo que va del año, 49.

 

Durante el proceso, expresó, interviene un equipo multidisciplinario, conformado por el cirujano reconstructivo, un otorrinolaringólogo, quien se encarga de evaluar y valorar el desarrollo de las estructuras internas del oído y el audiólogo, para los estudios de audiometría.

 

Cabe destacar que el Hospital General del CMN La Raza del IMSS, ocupa el primer lugar entre todos los que atienden problemas congénitos auriculares en el país, tanto por la cantidad de pacientes como por los resultados de la reconstrucción.

 

Recalcó que la reconstrucción auricular permite a los pacientes una integración favorable en la sociedad y evita el aislamiento.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: